"El sueño de San Jose". La magia de la Luz convertida en milagro



La obra de Georges de la Tour titulada “El sueño de san José”, se encuentra en el Museo de Artes de Nantes y es una pintura al óleo pintada en el primera mitad del siglo XVII. En ella se traduce la magia de la luz convertida en un milagro.

En la obra se aprecian pocos elementos, dentro de los cuales destaca la luz que desprende una vela encendida en una habitación completamente oscura y vemos como todo el entorno se recrea a partir de esa débil llama que centellea e ilumina a dos figuras: vemos un anciano que se ha quedado dormido leyendo a la luz de la vela y una joven (quizá su nieta) que se acerca despacio y con la mano está a punto de tocar el brazo del hombre para despertarlo (para acompañarlo a la cama).

El pintor retrata el gesto cotidiano de alguien que se ha quedado dormido leyendo.La escena es esta y ocurre en muchas casas todos los días, ahora bien, la atención en cómo lo ha representado el pintor, dónde ha colocado la llama encendida, el gesto de la chica que con el brazo oculta la llama, el centro luminoso, la fuente de luz, convierte este gesto cotidiano en algo sagrado.

El título de la obra nos dice que estamos viendo “El sueño de san José” que según la tradición es la aparición de un angel que tuvo san José mientras dormía.Y, realmente, el cuadro se ve como una aparición milagrosa de esta joven con presencia angelical y es lo que hace extraordinaria a esta obra de Georges de La Tour, que consigue dotar al gesto cotidiano real, cercano, de una nieta despertando a su abuelo, con el aura de la aparición. (Se ha hablado de “religiosidad laica” para las obras de La Tour)

Siguiendo al episodio bíblico, el ángel le advierte a José que Herodes va a decretar la matanza de los inocentes: va a ordenar matar a todos los niños menores de dos años para asegurarse que entre ellos muere Jesús. El ángel le dice a José que debe huir a Egipto con el niño y su esposa María, para que los soldados de Herodes no les encuentren. Es la intervención divina que salva la vida de Cristo.

Georges de La Tour es un pintor fascinante, la pintura de Nantes seguramente es una de sus obras maestras, pero toda su producción, de la que conservamos unos 40 cuadros, es asombrosa.Sus obras de juventud eran temas populares, figuras de hombres y mujeres en primer plano, comiendo, peleándose o leyendo atentamente un papel que se acercan a los ojos.Tiene obras muy influenciadas por Caravaggio, como los jugadores de cartas pero con colores claros y brillantes: una luz cristalina.

Sin embargo, al final de su vida se dedicó exclusivamente a sus cuadros nocturnos, sus “noches” como se llamaron en su época, a la que pertenece el cuadro de Nantes.Cuadros todos ellos de interiores oscuros iluminados por la luz de una única vela, siempre muy pocas figuras: una o dos alrededor de la llama encendida. Y en casi todos los casos la escena cotidiana (una mujer ante el espejo, un hombre leyendo, alguien encendiendo o soplando una vela, o una madre con un niño en brazos que está en Rennes, en otro museo de Francia, que se llama “El recién nacido” donde la luz de la llama que otra mujer protege con la mano es tan mágica que inevitablemente se interpreta como el nacimiento de Cristo pero también es la luz, el alumbramiento de todo nacimiento.