Manini anunció más militares en la calle y menos huelgas

 Cabildo Abierto presentó este jueves su plan de gobierno cuyos ejes son la seguridad y la reducción de gastos del Estado abordando poco temas como cultura y educación.Hace especial hincapié,  en achicar el tamaño del Parlamento: bajaría de 99 a 67 la cantidad de diputados y de 30 a 20 los senadores. Reduciría también gastos como partidas de prensa y telefonía para los legisladores.propone apostar a una batalla campal contra el narcotráfico, con una “fuerza de tarea” que la combata al clásico estilo “guerra contra las drogas” y promete revertir “en pocos meses” la inseguridad. “Queremos ocupar el territorio y que las seccionales policiales sean protagonistas”, dijo anoche Antonio Romanelli, referente de seguridad de CA.Agregarían una cárcel más con áreas de máxima seguridad para alojar delincuentes de alta peligrosidad, que quedaría a cargo del Ministerio de Defensa. Romanelli aseguró que va a ser necesario “construir otras cárceles” porque “tenemos un sistema totalmente degradado”.Cabildo Abierto, derogaría la ley que despenalizó la venta de marihuana y productos derivados.“Tampoco somos partidarios de la legalización de drogas más duras, como forma del combate al narcotráfico”, indica el programa de gobierno. También se disponen a “analizar la posibilidad de internación compulsiva para aquellos consumidores, cuyas familias así lo soliciten”.Militares retirados patrullando y menos huelgasCon su idea de los militares en la calle, la fórmula Manini y Domenech quisieran tener una suerte de “ejército paralelo” de militares y policías jubilados -y jóvenes de 18 a 3 años que hayan abandonado el sistema educativo- que patrullen las calles pero de forma voluntaria y sin pago alguno.Quienes quieran formar parte de esta fuerza de seguridad deberán aprobar un curso de 9 meses de duración y daría prioridad para el ingreso a la función pública.Otra propuesta es la creación de restricciones para el derecho a huelga de los trabajadores y derogarían el decreto que regula las ocupaciones en lugares de trabajo.on su idea de los militares en la calle, la fórmula Manini y Domenech quisieran tener una suerte de “ejército paralelo” de militares y policías jubilados -y jóvenes de 18 a 3 años que hayan abandonado el sistema educativo- que patrullen las calles pero de forma voluntaria y sin pago alguno.Quienes quieran formar parte de esta fuerza de seguridad deberán aprobar un curso de 9 meses de duración y daría prioridad para el ingreso a la función pública.Otra propuesta es la creación de restricciones para el derecho a huelga de los trabajadores y derogarían el decreto que regula las ocupaciones en lugares de trabajo.